Tuesday, March 08, 2005

Y sin ti no puedo vivir. Así cerro el capítulo de lo inevitable. Poco a poco sus palabras iban adentrándose en mi mente. Comprendí: no hay nada para siempre. Y por última vez se entrego, muriendo por última vez en mis brazos.

Que tan frecuente ama un poeta? Las veces que sean necesarias.

Que tan lejos esta el final? Tan lejos como tú quieras. Y ella decidió finalizar hoy. Y yo decidí empezar y caminar junto a la orilla del Eufrates, todo tiene un comienzo, si, pues, es verdad, pero no todo tiene que tener un final.
Jack Raif
P.S.: de encuentros y reencuentros inevitables. Las cosas pasan, para algunos solo pasan, para otros solo suceden, para mi son solo sorpresas.

1 Comments:

Blogger lala said...

Y para mí, los detalles de la vida.

9:06 AM  

Post a Comment

<< Home